• Meta

  • MOVIMIENTOS DE APOSTOLADO

    Cursillo de Cristiandad

    M.C.C.

    DIVINA MISERICORDIA

    DIVINA MISERICORDA

    Cofradía el Virgen del Carmen

    Cofradía Virgen del Carmen

    Grupo de Oración Caminos del Señor (R.C.C.)

    Grupo de Oración Caminos del Señor (R.C.C.)

    Servidores e Hijas de María

    Servidores e Hijas de María

  • EVENTOS

    CONCIERTO DE EVANGELIZACION CON FRANKLIN CONIL SEPT/09

    CONCIERTO DE EVANGELIZACION CON FRANKLIN CONIL SEPT/09

    BINGO FAMILIAR 02 AGOSTO 2009

    BINGO FAMILIAR 02 AGOSTO 2009

    Memoria de la Conversión de San Agustín

    Memoria de la Conversión de San Agustín

    1era Convivencia Conyugal M.C.C.

    1era Convivencia Conyugal M.C.C.

    Curso Herramientas Básicas del Periodismo

    Curso Herramientas Básicas del Periodismo

Quien Soy?

 

Quien Soy .

Soy “Yo”.

 

Hombre,

sujeto,

individuo,

persona.

 

Soy “Yo” en todo el sentido del ser.

 

Lo que ves,

lo que no ves

lo que quien sabe si verás.

 

Soy el principal testigo de lo que soy.

 

Me conozco desde hace ya tiempo,

me descubro a cada instante.

 

Me asemejo,

Me parezco,

me copio de alguno

represento incluso lo que otro hace,

igual, siempre soy yo.

 

Tengo mis propias características,

Nadie camina como yo,

La imitación de Charlie Chaplin,

Nadie hace a mi perra,

Las cosquillas que le doy,

cuando lo hago yo.

A ninguno le sale su carie en mi diente.

Ni a mi la de él en el mio.

 

Nadie necesita mas que yo, ser yo.

 

 

Para ello y por ello vivo,

Para ser yo.

 

Vivo para amar y ser amado.

 

Por quien soy.

 

Vivo porque soy fruto de una relación.

 

Vivo profundamente  una relación.

 

Con quien me engendró.

Con quien me creó.

Con quien convivo.

 

Entre iguales individuales, y semejantes.

Frente a cada uno soy yo.

 

 

Vivo profundamente,una relación dinámica

No soy un simple receptáculo de Amor,

No soy frasco de perfume, sin olor propio,

No soy un simple cubo de agua

Ni un robot que cumple exigencias.

 

Vivo el  cambio,

me ajusto a las circustancias,

aprendo al caminar,

como vivir esta relación,

sus exigencias.

 

Me convierto,

si,

me convierto,

me construyo,

me edifico,

me desarrollo,

me nutro,

crezco,

también disminuyo,

me amoldo,

me ajusto,

perfecciono,

corrijo,

busco una meta,

la veo lejos,

me acerco,

me alejo,

me vuelvo a acercar,

la alcanzo.

 

Siempre seré yo.,

 

Yo cediendo por amor.

Vencido por cobardía.

Triunfando por acertar.

Perdiendo por fallar.

Corriendo sin parar.

Cayendo,

y volviendo a levantar.

 

El que lucha,

descubre,

busca,

encuentra,

quien huye,

quien se deja encontrar.

 

 

El que escapa,

Quien retorna.

 

Soy “yo”, y gracias a Dios existes “tú” para compartirlo.

Habrá miles que cubran ya, todos tus temporales requisitos.

Pero ninguno como “YO”.

 

Te entiendo, me entiendo Padre Eterno.

Nadie me ha amado mas que aquel que permite sea “YO”.

 

Ing Oscar Facal.

Anuncios

Artículo: ¿Todas las Misas son de Sanación?

Proemio.

 Comúnmente escuchamos a, algunos detractores de la Renovación Carismática Católica afirmar casi de manera expedita (como quien se las sabe todas) que  “todas las misas son de sanación”. Tales afirmaciones son acompañadas por otras  como; “no se cual es el fanatismo de la gente por la sanación si en cualquier misa pueden sanarse sin tan espectáculo”. A cualquiera le resultara aquello una tremenda verdad o bien en mi caso, una patética muestra  de envidia por el simple hecho de que una misa de sanación se llena, pero otorgando el beneficio de la duda, tajantemente se debe afirmar que tal cosa, ¿no sucede?, me refiero a la “sana” envidia. Veamos si es cierto que “toda misa es de sanación”.

Los Detractores:

En mi experiencia particular las personas que afirman estas cosas conforman dos grandes grupo.

Los Ex.-

Lamentablemente el  grupo mayor está integrado por  ex miembros de la R.C.C. que sin mala intención, utilizan los dones recibidos en la corriente de gracia para darle sabor a sus nuevos grupos de apostolado (eso es bueno porque tal es la misión de la renovación carismática). La inmadurez espiritual los ha empujado a afirmar que ciertas cosas en la R.C.C son exageraciones, exabruptos y hasta sectarias, pero no solo a afirmarlo sinó a tomar la decisión de alejarse del grupo de hermanos carismáticos mirandolos con recelo y sometiendolos al escarnio público ante tanta e incluso injustificada criticadera.  

Lo que en realidad es en algunas ocasiones exagerado, es el comportamiento de algunos hermanos, pero incluso San Pablo en lugar de apartarse de la comunidad de corinto por su comportamiento inadecuado, la corregía a tiempo y a destiempo ciertamente de forma incluso severa según la misión que Dios le encomendó, pero aún amenasondola de abandono, nunca abandonó a la comunidad, mucho menos conociendo sus errores. Nosotros hemos visto  sacerdotes que prefieren alejarse de las comunidades carismáticas porque no soportan aquello, esto no es sinó, una muestra de inmadurez , de mayor relevancia cuando ocurre en un pastor que en la laicas “ovejitas”.

El temor o inmadurez conlleva a preguntarse  con falsa humildad: ¿quien soy yo para corregir los errores de nadie?. Optan por irse, montar tienda aparte y hablar, hablar, criticar y nunca dejar de hacerlo, hay una enorme diferencia entre criticar y corregir, lo primero no conlleva a lo segundo, al contrario. En el fondo quienes conforman este grupo por pura gracia de Dios nunca dejan de ser carismáticos, tienen el virus y les cuesta sacudirselos, bien sea por la forma de orar,de cantar incluso de predicar, la corriente de gracia del Espíritu Santo los selló y no los abandona.

Los re-ti-co. 

El segundo grupo forma parte de los eternos recelosos, timoratos e incluso contrincantes de la R.C.C. Por lo general existe algo de parcelamiento en la iglesia (sinceramente hablando) y cada quien defiende lo suyo, los que actúan así forman igualmente parte de este segundo grupo. Personas que desconocen totalmente que es la R.C.C. y sienten que de alguna forma la espiritualidad de sus propios movimientos se ve contradecida por esta otra espiritualidad.¿Existe tal cosa como dos espiritualidades?

Dios actúa como y donde quiere.

 Que Dios actúa como y donde quiere es una verdad grande como una catedral, por lo tanto afirmar que Dios está presente actuando y sanando en todas las misas es la expresión mas acertada, es el mismo y único Dios, presente en el altar, eso no lo pone nadie en duda ¿o si?.

¿Es el mismo ministerio?

Efectívamente en una misa el ministerio del sacerdocio es el mismo siempre, desde el mas pequeño de los sacerdotes (San Juan maría Vianney) hasta el mas prominente de todos ellos (Santo Tomás de Aquino o San Agustín), es el mismo, único y verdadero sacerdocio que hace presente a Jesucristo en la hostia consagrada.

Pero, ¿qué hay del ministerio de sanación?.

Por las sagradas escrituras sabemos que “Dios los dispuso en la Iglesia: primero apóstoles, segundo profetas, tercero maestros, después milagros, después carisma de sanaciones, de asistencia, de gobierno, de lenguas diversas. ¿Son todos apóstoles?, ¿son todos profetas?, ¿son todos maestros?, ¿todos taumaturgos?,¿tienen todos carismas de sanaciones?, ¿hablan todos lenguas arcanas?, ¿son todos intérpretes?.”

Evidentemente las interrogantes del apostol nos llevan a contestar de forma honesta y consciente  que no, no todos los ministros tienen el carisma de sanación, ni todos son apóstoles, tampoco todos son maestros. Esta es en si la diferencia entre lo que popularmente (no eclesiástica) se denomina “misa de sanación” y  todas las misas que se celebran en su sentido pleno.

La diferencia no está en que una es mejor que la otra (eso es superstición), la diferencia está en el ejercicio de los carismas, una misa de sanación sin un ministro que ejerza el carisma ¿Qué es?.  Ejercer el carisma es poner en practica el don que Dios a otorgado y “por los frutos, los reconocereis”. Ahora sabemos que aunque en todas las misas es el mismo Dios actuando de la misma forma, es el mismo ministerio sacerdotal, no todos los sacerdotes o laicos ejercen el “carisma de sanación”.

Buscando soluciones 

Rescatando el “Carisma”

Quizas de mala manera al inicio he afirmado que muchas críticas que conllevan a imbecilidades como afirmar que no existe tal cosa como el “carisma de sanación” entre otras, se puede deber a una vulgar o ¿santa? Envidia. Pero el centro de este apartado está en la negación por diferentes motivos.

No en vano el apostol debió advertir a la no facil comunidad de Corintos acerca de que “aspiren a un camino mucho mejor”, si, lo hizo pero nunca negó lo que era de Dios, nunca cometió tal imbecilidad.

Podemos deducir que las bajas pasiones creaban excesos en el ejercicio de los dones y carismas, incluso podemos interpretar que muchos deseaban o envidiaban los mejores carismas. Es posible, que ocurrieran y ocurran pecados como la Simonía cuando se desea por cualquier vía poseer el “poder” que a otro Dios le ha otorgado. Pero, ciertamente existe un camino mejor.

Un camino mejor no quiere decir que aquello deba desaparecer. La historia aparenta demostrar que muchos carismas fueron silenciados  pasando a segundo plano. Igual  le pasó a la evangelización y miren donde estamos ahora con aparecida, misión continental y concilio plenario. Si la evangelización no necesitará renovarse, resurgir, ocupar su verdadero espacio, el Espíritu Santo no inspirara a nuestros pastores como lo ha hecho.

Igual sucede con los carismas, si no fueran necesarios para la evangelización el Espíritu Santo no hiciera que se renovaran en la actualidad con un ímpetu tremendo. Allí  se centra la necesidad de renovar la acción del espíritu en nuestra iglesia, esto se vive con mayor ímpetu desde Vaticano II. De allí que la renovación sea una corriente de gracia que el señor suscitó en la iglesia para renovarla y no me refiero al movimiento posteriormente constituído.

En todo caso rescatar el verdadero carisma es algo justo, bueno y necesario, lo mismo que no negarle a las cosas que son de Dios, el nombre de su autor.

Recordemos siempre que corregir no es igual que menospreciar o despreciar. 

Recorrer el camino mucho mejor.

¿Buscando a Dios que sana o al “poder” de  sanación?

Ciertamente el carisma de sanación hoy tiene una validez muy importante, aunque relativa, la sociedad está enferma y requiere de pronta sanación. Dios al igual que aquella multitud hambrienta que no dejó con hambre, quiere sanar a su pueblo, pero le prepara un “camino mucho mejor”. Que los enfermos aparezcan de repente y por multitud en una misa de sanación “eso es bueno, muy bueno”, pero que no se les muestre el camino mejor “eso es malo, muy malo”. Que tal cosa suceda empuja al enfermo a ir en busca del poder.

¿Quién y donde podrá sanarme? Se pregunta el enfermo, asiste a la misa de sanación y nada, va con los evangélicos y tampoco, asiste al brujito de la cuadra o al señor de los horóscopos y tampoco; y en ese buscar el “poder” nadie le enseñó el “mejor camino”. Ni tan calvo ni con dos pelucas, una misa de sanación no es un espectáculo para que la fe de las personas crezca únicamente por la cantidad de sanaciones que se suscitan, no es una demostración de poder del ministro, es un carisma necesario para sanar al individuo de forma integral, porque Dios así lo quiere y lo tiene estipulado, al fin y al cabo Jesús que verdaderamente sana es realmente el “camino, la verdad y la vida” si ha él guiamos al ciego, o al paralítico estaremos haciendo bien, si solamente colaboramos en su paradura, nada pero nada hemos hecho.

Señor, el que tu amas está enfermo. Sáname.

Por: Oscár Facal. Ex Coordinador Diocesano de la R.C.C Diócesis de Cabimas.

Artículo: Descanso en el Espíritu. ¿que tan escandaloso puede ser?

Proemio.

Me motiva escribir estas palabras dos recientes experiencias vividas en nuestra parroquia que de alguna forma han escandalizado a muchos y sometido al escarnio a otros. El problema que se presenta  son los extremos. En primer lugar el abuso del don como asunto posible y en segundo lugar la posibilidad cierta de desechar la acción de Dios cuando negamos su autoría por nuestra incredulidad o suposiciones bien o mal fundadas.

¿Que es el Descanso en el Espíritu Santo?

Es un don carismático, si se puede escribir así sin redundar. El descanso en el espíritu condiciona a la persona física y emocionalmente para aceptar la voluntad de Dios de una manera especial.  Este don está ligado directamente al don de sanación y al don de liberación. Su signo exterior mas visible es la inmovilización corporal (que no la caída). Catalogarlo de poder es caer en la imbecilidad, negar su existencia también.

¿Para que Dios otorga este don?

A  quienes Dios les otorga este don los capacita para transmitirlo a otros con la finalidad de que se alimente la fe , reciban paz interior, puedan comprender de forma inteligible las enseñanzas y asuman una práctica de vida cristiana mas consona.

¿Como discernir el verdadero Don del Espíritu Santo?

a) Lo primero que hay que saber que ningún don se le otorga a persona alguna por sus méritos, sino por gracia de Dios.

b) Lo segundo que hay que saber, que al igual que en el sacerdocio la condición pecaminosa del instrumento no es vinculante para recibir o no el don, aunque si es necesario estar abierto a su recepción.

c) El recibir determinado don no es señal de santidad, como tampoco es correcto afirmar que quien recibe sus beneficios es una persona de las mas pecaminosas y necesitadas.

d) El don no se mide por el poder (cuantas personas caen o que tipo de personas lo hacen). De hecho no es medible, tan siquiera y apenas nos podría ser inteligible en sus frutos.

e) Cuando Dios otorga un don mira la trascendencia de su eficacia mas que su temporalidad, esto quiere decir que aunque la señal de haber recibido los beneficios de este don sea la desaparición de un dolor lumbar, esto, conllevará a una relación trascendental del recipiente (quien recibe los beneficios del don) con el donante (Dios), de allí que la única vía para el discernimiento está en el tipo de alimento que signifique para la fe, para la comprensión de las enseñanzas y/o para la práctica de la vida cristiana. 

f) Con respecto al instrumento, uno bueno, no abusador tendrá la actitud de María, la actitud de Juan el Bautista, será una gota que se disuelve en el mar. Discernirá con prontitud entre un verdadero y falso llamado, tanteará la asamblea, y sin dejar de cumplir la voluntad de Dios en lo posible, no escandalizará sin mas no vaya a ser que en un mal discernimiento sintiendo la necesidad de transmitir alimento para la fe de unos pocos, produzca desnutrición en muchos. Será persona de oración y ayuno, capaz de reconocer su debilidades y acudir a la gracia de Dios, sobre todo lector de palabra y asiduo a la eucaristía como consecuencia de su relación con el donante (Dios).

Aspectos Controversiales:

1.-Algunas personas pretenden que este tipo de actividades y oraciones se realicen en privado. Es obvio que a diferencia del espiritismo las personas no acuden a un centro privado para recibir los beneficios de este don. Y duélale a quien le duela la vida del maestro fue publica, igual la de sus discípulos.

2.-Nuevamente, no se trata de un poder, ni de una resistencia, se trata de un don que dispone a la persona física y emocionalmente para recibir el alimento fundamental de la fe para su vida espiritual lo que recae en una mejor relación con Dios.

3.-Muchos alegan que se trata de una vulgar copia del protestantismo. No. Aunque podrá existir quien caiga en el error de considerar que la práctica abusiva de este don atraerá mas gente, y por dicha razón llegar incluso a forzarlo e inmiscuirlo en un ambiente casi neurótico lleno de música y oraciones estridentes. La persona con correcto discernimiento sabe que él siembra, otro riega pero el crecimiento lo da Dios, por lo tanto no sabe que sucederá después, ignora si la persona aprovechará o no del alimento recibido, todo lo deja en manos de Dios, no persigue números ni pleitesía.

4.-De igual forma a algunas personas les atemoriza que algunos se consideren iluminados. Su discernimiento es claro, no existe tal iluminación en este don, sino la actitud de servicio.

5.-El ambiente psicológico, emocional, para muchos (incluyéndome),  tiene mucho que ver en la práctica común de este don. Pensar así desde mi perspectiva no es bueno ni malo, malo es cuando le negamos a las cosas de Dios, el nombre de su autor. El abuso se da cuando se pretende establecer un hilo conductor entre el ambiente (música, oración, repetición de palabras, tono, servidores, etc.), y el don. El don no requiere necesariamente de un ambiente sino de una apertura del receptor, y esto Dios y sus discípulos lo logran de muchas y diversas maneras, el único cambio emocional que se debe suscitar en la práctica de este don es en el receptor. Y la regla básica dice que “DONDE HAY PAZ, ALLÍ ESTÁ EL SEÑOR”, un don que suscita la paz interior, no puede causar intranquilidad, sosiego e incertidumbre.

Algunas referencias bíblicas

Mc 9:26

Hch 9:4

En relación al cansancio que dificulta dar frutos abundantes:

Hb 4:10

Mc 6:30

Otros Aspectos Generales:

– Generalmente la oración en la práctica de este don es acompañada por la imposición de manos (como símbolo). Hay que diferenciar esta imposiicón de manos a la imposición de manos sacerdotal, aún y cuando se está ejerciendo un ministerio.

– El don no guarda relación alguna con el extasis espiritual.

Por último: Dios quiere que demos frutos y frutos en abundancia, el don del descanso en el espíritu es el don por excelencia que el señor otorga a quien el quiere para que las barreras que impiden que tal cosa suceda, sedan su paso, no porque Dios violente nuestra privacidad, sino porque él está a la puerta y toca, y nuestra alma sin nosotros saberlo ansía que entre y nos acompañe en la comida.

 Por: Ing. Oscár Facal.

Ex Coordinador de la R.C.C de la Diócesis de Cabimas – Venezuela.