• Meta

  • MOVIMIENTOS DE APOSTOLADO

    Cursillo de Cristiandad

    M.C.C.

    DIVINA MISERICORDIA

    DIVINA MISERICORDA

    Cofradía el Virgen del Carmen

    Cofradía Virgen del Carmen

    Grupo de Oración Caminos del Señor (R.C.C.)

    Grupo de Oración Caminos del Señor (R.C.C.)

    Servidores e Hijas de María

    Servidores e Hijas de María

  • EVENTOS

    CONCIERTO DE EVANGELIZACION CON FRANKLIN CONIL SEPT/09

    CONCIERTO DE EVANGELIZACION CON FRANKLIN CONIL SEPT/09

    BINGO FAMILIAR 02 AGOSTO 2009

    BINGO FAMILIAR 02 AGOSTO 2009

    Memoria de la Conversión de San Agustín

    Memoria de la Conversión de San Agustín

    1era Convivencia Conyugal M.C.C.

    1era Convivencia Conyugal M.C.C.

    Curso Herramientas Básicas del Periodismo

    Curso Herramientas Básicas del Periodismo

Semana del Abrazo en Familia 2010 “Familia, abre tu corazón al Diálogo y a la reconcialiación”.


El Abrazo en Familia arriba a sus 20 años de celebración en Venezuela.

La pagina Oficial de la Pastoral Familiar y de Infancia de la CEV, ofrece todo el material necesario para su planifiación y celebración. Pastoral Familiar de Venezuela Site Oficial.

 

 

A continuación una Breve Historia Sobre el Abrazo en Familia.

En el año 1990, la CEV, a través del Departamento de Pastoral Familiar, propuso celebrar el Día Nacional de la Familia, se escogió como fecha el 2do domingo del mes de Noviembre. El objetivo de esta campaña era reforzar los lazos afectivos entre los miembros de la familia, promoviendo los valores de la comunicación, la cooperación y el respeto. Se eligió como Lema para aquel año: Día del Abrazo en Familia, el cual impacto tanto en la sociedad que quedó establecido como frase que identifica a este programa.
En el año 1991 se propuso celebrar dicha campaña con el Lema: ¿Dónde estas Papá?
Anuncios

Mons. Jaime Villarroel Rodríguez, Nuevo Obispo para Venezuela en Carupano

ACVN.-

El Papa Benedicto XVI nombró hoy a Mons. Jaime Villarroel Rodríguez, como nuevo Obispo de Carúpano, en Venezuela. El nuevo Prelado hace parte del clero de la diócesis de Margarita.

Mons. Jaime Villarroel Rodríguez nació en Porlamar, diócesis de Margarita, el 17 de mayo de 1962. Antes de entrar al seminario obtuvo el Diploma Técnico Superior de Mecánica Naval – Oficial de Máquina, en el Instituto Universitario de Tecnología del Mar de Margarita.

Estudio teología y filosofía en el Seminario San José a El Hatillo, en Caracas. Fue ordenado sacerdote el 30 de julio de 1993. Entre otros, ha desempeñado los siguientes cargos:

Vice-párroco de la Parroquia San Simón Apóstol en Punta de Piedras, Vice-párroco y luego Párroco de la Parroquia San José a Paraguachí, Párroco de la Catedral de Margarita, Coordinador diocesano del Instituto Venezolano de Capacitación Profesional de la Iglesia – INVECAPI.

Desde el año 2001 se desempeñaba como Vicario General de la diócesis de Margarita. De febrero de 2008 a enero de 2009 era Administrador Diocesano de la sede vacante de la misma diócesis.

Comunicado de la Presidencia de la CEV: Carta al Santo Padre Papa Benedicto XVI

CEV.-

Maracaibo Jueves Santo 1 de abril de 2010

Su Santidad Benedicto XVI
Ciudad del Vaticano

Beatísimo Padre:

En nombre de los Obispos integrantes de la Presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Baltazar Porras C. Arzobispo e Mérida y 1er Vicepresidente, Mons. Roberto Lückert L., 2º Vicepresidente, Jesús González de Zárate, Secretario General, en el mío propio, y en nombre también del Sr. Cardenal Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas e interpretando el sentir de todos y cada uno de los Obispos de Venezuela, tengo el honor de dirigirme a Vuestra Santidad para expresarle nuestro más afectuoso saludo pascual.

Queremos especialmente manifestar a Vuestra Santidad la más cálida cercanía, apoyo y respaldo del Episcopado Venezolano en momentos en que enfrenta injustificados ataques en diversas partes del mundo, acusándolo falsamente de una actitud complaciente con respecto a lamentables y bochornosos casos de graves transgresiones morales por parte de algunos sacerdotes en años pasados.

Beatísimo Padre: sabemos de su integridad, de su amor a la verdad y a la santidad de la Iglesia, y de sus labores para preservar la integridad de las costumbres y la moral, tanto en su ministerio pastoral como Arzobispo de Munich primero, como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe luego, y ahora como Pastor Universal de nuestra Santa Iglesia Católica.

Reconocemos que Su Santidad ha sabido expresar con su ejemplo personal y su ministerio apostólico, el testimonio de la Iglesia por la verdad y el bien común ante una cultura secularista que pretende descalificarla y acallarla.

Manifestamos nuestro rechazo a esos ataques, y con gusto y fervor oramos por Vuestra Santidad para que el Señor lo fortalezca y consuele en estos momentos. Que Cristo resucitado le conceda la luz y la fuerza para continuar guiando la Santa Iglesia por los senderos de la verdad y la santidad.

Con sentimientos de afectuosa comunión,

Besa su anillo del Pescador,

+Ubaldo R. Santana Sequera FMI
Arzobispo de Maracaibo
Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana

Carta Pastoral sobre la Problemática de la Violencia y la Inseguridad. XCIII Asamblea Plenaria Ordinaria

CEV.-

Carta Pastoral sobre la Problemática de la Violencia y la Inseguridad. XCIII Asamblea Plenaria Ordinaria

“Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados Hijos de Dios” (Mt. 5,9)

Introducción.

1. Los Arzobispos y Obispos de Venezuela saludamos al pueblo venezolano al inicio de este nuevo año 2010, manifestando nuestra esperanza por el esfuerzo creciente  y el aporte que cada persona realiza con su trabajo cotidiano, para la edificación de una sociedad más humana y plena de valores que hagan nutrir la vida y la convivencia ciudadana.

2. En el marco de la Jornada Mundial por la Paz que la Iglesia Católica celebra el primero de enero de cada año, hacemos llegar a todo hombre y mujer que habita en nuestra Patria, una reflexión sentida sobre la preocupante situación del aumento de la inseguridad y la violencia en el país, que merma las posibilidades de desarrollo integral y de relaciones humanas satisfactorias. Ante esto, no podemos callar ni tampoco ser indiferentes; antes bien, debemos proclamar una palabra profética que promueva una acción consciente, decidida y permanente, para crear una cultura de paz y  de solidaridad.

La violencia nos abruma.

3. Con gran dolor vemos cómo Venezuela se convierte a pasos agigantados en una sociedad violenta. Comprobamos que la violencia se presenta incluso en el mismo seno del hogar: la sufren la mujer, los niños y niñas, y se manifiesta en forma física, psicológica o sexual.

4. Cada día se incrementa dramáticamente el índice de homicidios, que coloca a Venezuela entre los países del mundo con mayor número de muertes por asesinato.  Hoy se asesina hasta por cuestiones banales: para robar cualquier objeto; se asesina por venganza o por encargo, a través del oscuro mundo del sicariato; se asesina bajo los efectos del alcohol o las drogas; igualmente ha habido asesinatos por cuestiones políticas. Estos asesinatos son realizados casi siempre con armas de fuego que circulan sin control alguno.

5. Esta violencia criminal se nos está haciendo cada vez más cercana. Los robos a edificios completos, el secuestro en sus más variadas formas, se están convirtiendo en prácticas delictivas frecuentes. En la calle abunda el tráfico y la tenencia ilegal de armas de fuego. Los recintos que en otros tiempos se consideraban “sagrados” en la comunidad, tales como la escuela, el hospital, el templo, son ahora espacios propicios para cometer cualquier tipo de delito.

6. La frontera venezolana, especialmente la de los Estados Táchira, Zulia y Apure, se ha convertido en centro para la violencia y para operaciones de grupos insurrectos que han minado de pánico y zozobra a personas y poblaciones enteras. Los secuestros y el sicariato son dos formas muy frecuentes en estas regiones.

7. Las cárceles en el país son espacios para la violencia y las injusticias. Centenares de muertes ocurren cada año sin que se remedie esta situación. Todo tipo de violación de Derechos Humanos se manifiesta en ellas, aunado a esto está el retardo en las decisiones  judiciales que agrava la situación de hacinamiento y de violencia.

8. Ha aparecido una nueva forma de violencia originada por la intolerancia política entre quienes se manifiestan afectos a una determinada orientación ideológica, y aquellos que piensan y opinan de manera diversa, cerrando toda posibilidad de diálogo y entendimiento.  Esta intolerancia está alimentada, entre otros, por algunos programas de opinión en los medios de comunicación social, que sin ningún tipo de pudor o ética, denigran de personas e instituciones.

Sigue leyendo

Carta Pastoral sobre el Bicentenario de la Declaración de Independencia de la República. XCIII Asamblea Plenaria Ordinaria del Episcopado Venezolano

CEV.-

INTRODUCCIÓN

1.- Como ciudadanos y al mismo tiempo discípulos del Señor y obispos de la Iglesia Católica en Venezuela, compartimos con nuestros hermanos en la fe, y con miembros de otros credos y convicciones, el ser hijos de este pueblo al que amamos, con cuyo pasado, presente y futuro nos identificamos, y con cuyo ideal de libertad y justicia, de paz y bien, nos sentimos plenamente comprometidos.

2.- Consideramos, por tanto, nuestro deber y derecho, compartir con toda la comunidad nacional, algunas reflexiones y orientaciones, a propósito de las fechas nacionales bicentenarias que nos disponemos a celebrar: el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811. Al hacerlo, no olvidamos lo que ya en 1965 el Concilio Vaticano II decía sobre la Iglesia: ella sabe muy bien que todos sus miembros no siempre fueron fieles al Espíritu de Dios, que aún hoy es mucha la distancia entre el mensaje que anuncia y la fragilidad humana de los mensajeros, y comprende cuánto debe aún madurar en su relación con el mundo (GS 43); reconoce también los muchos beneficios que ha recibido de la evolución histórica del género humano (GS 44).

3.- Por ello, la Iglesia, con humildad,  no teme declarar que cuando anuncia a Jesús y su Evangelio no lo hace con un saber que compite con otros y menos aún desde una “ideología” que oprime o excluye. Cuando denuncia injusticias o indignidades, no condena a la persona o se opone a la legítima autoridad, sino que cuestiona excesos o distorsiones arbitrarias. Asimismo, al convocar, animar u organizar obras y servicios, “no hace política”, invadiendo esferas ajenas, sino que actúa, espiritual y moralmente comprometida, a favor de la persona toda: cuerpo, mente, espíritu.

UN HERMOSO SUEÑO

4.- La Patria está a las puertas del segundo centenario de su nacimiento como país independiente, libre de vínculos coloniales con la corona española y comprometido con una absoluta liberación de todo coloniaje. En efecto, entre el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811, los fundadores de la patria tomaron la difícil decisión de formar la República de Venezuela, y proclamaron un hermoso sueño nacional, conscientes de la grandeza del mismo, del sacrificio que implicaba, así como de las limitaciones para llevarlo a cabo.

5.- Tanto el 19 de abril como el 5 de julio fueron dos acontecimientos en los que brilló la civilidad. La autoridad de la inteligencia, el diálogo, la firmeza y el coraje no tuvieron que recurrir al poder de las armas o a la fuerza y a la violencia. La sensatez en el intercambio de ideas y propuestas respetó a los disidentes y propició el anhelo común de libertad, igualdad y fraternidad.

Sigue leyendo

Comunicado Comisión Episcopal de Pastoral Social Caritas

CEV.-

La Iglesia Católica, en Venezuela a través  de Cáritas, expresa los más profundo sentimientos de solidaridad a los hermanos Haitianos, ante el desbastador terremoto ocurrido el  martes  12 de Enero. Eleva a Dios Padre una oración por los que perdieron la vida y dirige una palabra de esperanza a todos los lesionados, afligidos y damnificados.

Haití es uno de los países  que en la última década ha vivido acontecimientos dolorosos, ya sea por problemas de violencia, pobreza, inundaciones y sequías. El acontecimiento telúrico del día 12 ha sido uno de los más agresivos; hasta el momento se tienen noticias de  innumerables pérdidas humanas y materiales.

La  Conferencia Episcopal de Venezuela a través de la Red de Caritas,  promueve una campaña de solidaridad  con los  hermanos Haitianos, y exhorta a todos los venezolanos y venezolana a ofrecer su contribución que será enviada a la Iglesia Haitiana a través de Caritas Haití que desde ya elabora un plan estratégico para atender humanitariamente  a los damnificados por el terremoto.

Hacemos un llamado a la Arquidiócesis y Diócesis para que realicen una colecta solidaria el próximo domingo 17 de Enero y pedimos a todos los secretariados de pastoral social caritas a animar dicha colecta.

Además de la colecta cualquier otra ayuda se puede canalizar uniéndote a esta noble causa a través de WWW. Banco Mercantil o en la oficina Mercantil de tu preferencia, Cta.  Cte. Nº: 01050699921699059454 Banco Mercantil a nombre de Caritas de Venezuela.

Al mismo tiempo promovemos un espacio de oración por los hermanos que perdieron la vida y por los familiares, para que el Dios de la Vida les de fortaleza para salir de este acontecimiento.

Por la Comisión Episcopal de Pastoral Social Caritas

Mons. José Luis Azuaje
Presidente   de Caritas
Obispo de El Vigía- San Carlos del Zulia

Mons. Roberto Luckert
Vicepresidente de Caritas
Arzobispo de Coro

La libertad siempre triunfará sobre la opresión, afirma Episcopado venezolano

aci.-

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), rechazó cualquier tipo de estatismo e individualismo y llamó a los venezolanos a comprometerse en la reconstrucción del país siguiendo el ideal de los independentistas del siglo XIX, con la certeza de que la vida y la libertad siempre triunfan sobre la muerte y la opresión.

“Todo aquello que vaya en contra del propósito fundacional de la Venezuela libre y soberana, justa, solidaria y fraterna, no triunfará. La voluntad de labrar un futuro cada vez mejor, en la convicción del triunfo definitivo de la vida y de la libertad sobre la muerte y cualquier forma de opresión, ha sido, es y será motivo y razón de lucha de un pueblo que cree, ama y espera”, afirmaron los obispos en una extensa carta pastoral con motivo del próximo bicentenario nacional.

En el texto, el Episcopado hizo un resumen de la historia venezolana que recordó que, aunque con imperfecciones, los fundadores buscaron en el siglo XIX construir un país cuyos habitantes fueran libres, iguales y hermanos.

Sin embargo, lamentaron que durante el periodo democrático iniciado a mediados del siglo pasado y a pesar de los abundantes recursos del petróleo, la mayoría de venezolanos se haya sentido relegada y experimentado con creciente desilusión que “la democracia integral no era para todos”.

El desgaste, agostamiento de los partidos políticos y el desencanto de la población –explicaron-, “crearon una matriz favorable al surgimiento de alternativas transformadoras, más allá de un simple cambio de gobierno. Eso fue lo que prometió el candidato triunfador (Hugo Chávez) en la campaña electoral de 1998”.

Sin embargo, recordaron que pese al inicial respaldo popular, el naciente gobierno se fue transformando en un régimen totalitario cuya ambición “no sólo toca el tejido material y organizativo del cuerpo social, sino también, y sobre todo, afecta el fondo íntimo, espiritual, del alma nacional”.

Actualmente, afirmaron, millones de venezolanos siguen viviendo en condiciones indignas a la condición humana, “las élites de antes y de ahora no han logrado que el pueblo sea sujeto capacitado y autónomo. Y el proyecto de socialismo del siglo XXI, pregonado ahora, dista mucho de lo que el pueblo venezolano aspira y reclama”.

Reconstruir el país

Ante ello, la CEV llamó a comprometerse a “luchar contra una anti-cultura de explotación, dominación y arbitrariedad; de división, violencia y exclusión; y, positivamente, de crear, de verdad, un ‘espacio común’, espiritual y social, donde la dignidad de cada uno sea reconocida y promovida por la laboriosidad, la conciencia y la responsabilidad de todos”.

“Decimos no al estatismo, pues está a la vista, por doquier, el desastre que han producido y producen los proyectos autoritarios y hasta totalitarios, de diverso signo, que impiden la creatividad y la libertad ciudadanas”, expresaron los obispos.

Tras denunciar el populismo y derroche de dinero, los prelados afirmaron que “Dios y la Patria nos llaman e interpelan, en primer término, a colaborar en la construcción o más bien reconstrucción material y espiritual de la República en un clima de de solidaridad y convivencia, que incluya a todos y en la que todos tengamos vida en libertad”.