• Meta

  • MOVIMIENTOS DE APOSTOLADO

    Cursillo de Cristiandad

    M.C.C.

    DIVINA MISERICORDIA

    DIVINA MISERICORDA

    Cofradía el Virgen del Carmen

    Cofradía Virgen del Carmen

    Grupo de Oración Caminos del Señor (R.C.C.)

    Grupo de Oración Caminos del Señor (R.C.C.)

    Servidores e Hijas de María

    Servidores e Hijas de María

  • EVENTOS

    CONCIERTO DE EVANGELIZACION CON FRANKLIN CONIL SEPT/09

    CONCIERTO DE EVANGELIZACION CON FRANKLIN CONIL SEPT/09

    BINGO FAMILIAR 02 AGOSTO 2009

    BINGO FAMILIAR 02 AGOSTO 2009

    Memoria de la Conversión de San Agustín

    Memoria de la Conversión de San Agustín

    1era Convivencia Conyugal M.C.C.

    1era Convivencia Conyugal M.C.C.

    Curso Herramientas Básicas del Periodismo

    Curso Herramientas Básicas del Periodismo

Católicos y evangélicos no aceptan el falso matrimonio gay

AICA.-

Mediante un documento titulado “Declaración Unida”, firmado por el obispo diocesano de Río Gallegos, monseñor Juan Carlos Romanín SDB, y por Hugo Mullion, Cornelio Castro, Claudio Herrara, Roberto Stefanutti, Daniel Delavanso, Carlos Gómez y Juan de Dios Ávila, pastores de la Iglesia Evangélica de Tierra del Fuego, en nombre de “todo el pueblo cristiano de Tierra del Fuego”, manifiestan su postura contraria al intento de igualar el matrimonio con las uniones civiles entre personas de un mismo sexo, y resaltan “el valor de toda familia constituida por un hombre y una mujer, abiertos a la vida, que es escuela de paz, amor y fraternidad”.

Como se recuerda la gobernadora de Tierra del Fuego autorizó, sorpresivamente, y en una actitud provocativa asistió al falso “casamiento” de dos homosexuales de la ciudad de Buenos Aires, contra un fallo de la justicia que había suspendido dicho acto en la capital argentina.

El texto del documento conjunto es el siguiente:

Declaración unida

Para dar conocimiento de la igualdad de criterios, los diferentes credos que sustentan la fe desde la Santa Palabra de Dios, una vez más nos manifestamos; esta vez “juntos”, contra el intento de igualar el matrimonio con las uniones civiles entre personas de un mismo sexo.

“Dejamos claro que no es nuestra intención oponernos al gobierno con el cual nos sentimos profundamente comprometidos, sea cual fuese su lineamiento político, ya que la política de los gobiernos cambian en democracia, mientras que la Iglesia permanece trabajando siempre y velando por los valores que sustentan una sociedad sana.
“No quitaremos nuestro apoyo a las instituciones de gobierno, no haremos huelga, ni atentaremos contra la paz social, pero tampoco dejaremos de denunciar el pecado, Dios es digno, la verdad es clara, la predicaremos”.
“Tal cual como los encontramos en la Biblia, estos principios existen desde el comienzo de la vida misma sobre la Tierra, fueron dados a conocer por Dios para que el hombre no se extravíe. Verdades absolutas que son parte del carácter de nuestro Padre: santidad, amor y justicia entre otros que en Él permanecen en un perfecto equilibrio.
“Esta leyes espirituales ‘no son negociables’, pues al traspasarlas nos deslizamos como sociedad hacia el desenfreno y el caos, hacia la maldad misma, alejándonos de Dios por el camino opuesto.
“Debe saber esto todo aquel que emprenda un camino distinto al trazado por Dios: que su vida se deslizará lenta pero progresivamente al fracaso, al desamor y a la crisis, física, moral y espiritual.
“Por eso volvemos a resaltar el valor de toda familia constituida por un hombre y una mujer, abiertos a la vida, que es escuela de paz, amor y fraternidad.
“Firmado por todo el pueblo cristiano de Tierra del Fuego”.
Anuncios

Una respuesta

  1. Que las palabras de los firmantes del documento titulado “Declaración Unida” y de Benedicto XVI iluminen a nuestros juristas y a nuestros legisladores cuando se retomen las sesiones ordinarias en el Congreso Nacional de la República Argentina y se debatan proyectos de ley referidos al ‘matrimonio gay’.
    Los católicos aprendemos a “separar el pecado (aquí un desorden compulsivo) del pecador”. Jesucristo es salvador de todos los seres humanos.
    Referido a los derechos civiles ya es posible la unión legal de personas del mismo sexo (un convenio específico, que en principio ni significa necesariamente el mantenimiento de relaciones sexuales) donde se puede reconocer su relación afectiva, patrimonial y la intervención del Estado sobre las consecuencias del vínculo.
    Sin embargo, suponiendo que en la Argentina también llegara a implementarse legalmente esa unión como ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo; cada cónyuge de matrimonio entre varón y mujer seguirá teniendo derecho a que su matrimonio reciba una denominación documentada que defina sin lugar a duda su carácter heterosexual.
    Cuando menos, quizá algo tan simple como la opción de informar en documentos de identidad y otros- junto al estado civil de casado- el nombre y apellido del otro contrayente (por cónyuge o consorte), evitaría la posible incomodidad de tener que hacer aclaraciones en algunas circunstancias (son muy pocos los nombres propios que no representan el sexo de las personas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: